viernes, 1 de abril de 2011

Convención de los heridos de amor



Disposiciones generales:

A – Considerando que el dicho de que “en el amor y en la guerra todo vale” es completamente verdadero;

B – Considerando que en lo relativo a la guerra contamos con la Convención de Ginebra, adoptada el 22 de agosto de 1864, que determina cómo debe tratarse a los heridos en el campo de batalla, mientras que hasta hoy no se ha promulgado ningún documento que regule la situación de los heridos de amor, muy superiores en número;

Se decreta que:

Art. 1 – todos los amantes, independientemente de cuál sea su sexo, quedan advertidos de que el amor, además de ser una bendición, también es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Por lo tanto, quien tenga la intención de amar, debe ser consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos, sin poder culpar por ello a su pareja en ningún momento, puesto que ambos corren el mismo riesgo.

Art. 2 – Una vez alcanzado por una flecha del arco ciego de Cupido, debe solicitarse inmediatamente al arquero que dispare la misma flecha en la dirección opuesta, con el objeto de no sufrir la herida conocida como “amor no correspondido”. En el caso de que Cupido se niegue a hacerlo, la Convención que en estos momentos se promulga exige del herido que de manera inmediata se arranque la flecha del corazón y la tire a la basura. Para llevar esto a buen puerto, debe evitar llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico, envíos de flores (siempre rechazadas), o cualquier otra forma de seducción, pues semejantes medios, si bien pueden dar algún resultado positivo a corto plazo, no resisten el paso del tiempo. La Convención decreta asimismo que el herido debe buscar sin falta la compañía de otras personas, así como debe imponerse al pensamiento obsesivo que le dice “vale la pena luchar por esta persona”.

Art. 3 – En el caso de que la herida provenga de un tercero, es decir, que el ser amado se sienta atraído por alguien que no estaba a priori en el guión, queda expresamente prohibida la venganza. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, así como algunos puñetazos en la pared o en la almohada, o reuniones con amigos donde poder insultar a gusto al antiguo(a) compañero(a), incidiendo en su perfecta falta de gusto, pero sin llegar a difamar su honra. La Convención determina que también se aplique en este caso la regla del Art. 2 que mueve a buscar la compañía de otras amistades, sólo que evitando en la medida de lo posible los lugares que la otra persona frecuenta.

Art. 4 – En lesiones leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho, o desinterés sexual pasajero, debe aplicarse con generosidad y rapidez el medicamento llamado Perdón. Una vez aplicada tal medicina, no se debe volver atrás bajo ninguna circunstancia, y el asunto debe ser definitivamente olvidado, no utilizándolo jamás como argumento en una discusión o en momento de odio.

Art. 5 – En todas las heridas definitivas, también conocidas como “rupturas”, el único medicamento que tiene algún efecto se llama Tiempo. De nada sirve buscar consuelo en cartomantes (que siempre prometen el regreso del amor perdido), leer libros románticos (que siempre acaban bien), engancharse a una telenovela o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando radicalmente las drogas, los calmantes o las oraciones a los santos. En cuanto al alcohol, sólo serán permitidos dos vasos de vino diarios.

Consideraciones finales Los heridos por el amor, al contrario de los heridos en conflictos armados, no son víctimas ni verdugos. Optaron por algo que forma parte de la vida, y deben asumir, por consiguiente, la agonía y el éxtasis de su elección. Y los que jamás fueron heridos por el amor, nunca podrán decir: “he vivido”. Porque no vivieron.


Paulo Coelho

54 comentarios:

  1. ¿Dónde está el hospital de los que están agonizando por un amor mal correspondido? urgente debo llegar ahí.

    ResponderEliminar
  2. Copiar + pegar + enviando a amordemivida@ratadedospatas.com y a ignoranciaesdrujula@erestonto.es.

    ResponderEliminar
  3. Este Coelho es... En fin...

    Estoy de acuerdo en que el amor es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Nadie que ama es consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos,... y ¡claro que la culpa la tiene la parte contraria!... Sin nunguna duda...

    En una pareja, siempre uno ama más que el otro y, por tanto, sale más perjudicado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Borra el articulo 2
    por favorrrrrrrrrrr!
    Buahhhh ....

    ResponderEliminar
  5. Ingeniosa convención. Y sí conviene vivir, aunque una sobredosis puede acarrear efectos secundarios peligrosos como la locura.

    Salud y República

    ResponderEliminar
  6. Que bueno.
    No lo conocía.
    Está genial.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pues viviremos aunque terminos aporreaditos, no?

    Besitos.

    Nany.

    ResponderEliminar
  8. terminemos, perdon.

    :S

    ResponderEliminar
  9. Me apunto voluntario a unas cuantas "batallas", un saludo.

    ResponderEliminar
  10. genin te me has adelantado , tenia prevista una entrada igual para el fin de semana jajaja
    hace unos días enlace a Coelho en el twitter con este articulo ,pero he estado muy liada y aplace el pasarlo al blog .
    e me encanta como se expresa y l mucho que trasmite .

    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Es genial Paulo Coelho.Algunos necesitan torrentes de amor.Otros,sin embargo,necesitan solamente ser queridos

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. El artículo 2, imprescindible. Y las concusiones finales arrolladoras.
    Besitos, Genín....y salud!!!

    ResponderEliminar
  13. LaMalqueridA:
    jajaja Yo creo que los hospitales están dentro de uno mismo y del apoyo que nos muestran la gente que nos quiere, y nos da.
    Lor lo demás, la medicina mas eficaz es el "aguantoformo"...jajaja
    Besitos

    Larisa:
    Mi querida niña, ¿Que te voy a decir?
    Aciagas direcciones las que has escrito, mejor piensas en las de los lados atenienses.
    O por donde están las firmas de libros...jjaja
    Besitos

    Abuela:
    Y yo, eso nadie lo duda...jajaja
    Besitos

    Mar:
    Seria genial algo así: "Señor cupido, pongame dos kilitos de amor en un paquete y otros dos kilitos en otro, ese para mi pareja, el otro para mi"...jajaja
    Lo que tenga que ser será...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  14. bellisimas y sensibles letras nos regalas mi niño , esta asturiana te da infinitas gracias por hacernos participes de ellas y te manda un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  15. Original y certera Convención sobre el amo, sus guerras y sus heridos.

    Es verdad que el mejor "medicamento" para las heridas graves del amor, es el tiempo. Todos estamos o hemos estado en esa guerra, a la que vamos o hemos ido VOLUNTARIAMENTE, porque no es menos cierto que sin amor no hay vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Geníííííííínnnnnn!!!!! Voto por esta convención!!!!!
    Sólo pido que Cupido me lance las flechas y que sea correspondido!!!!

    BESITOS Y SALUD DESDE CÁCERES.

    Y QUE VIVA, VIVA, VIVA EL AMOR!!!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Es cierto, parte de la vida es alguna remaldita vez sufrir por un amor.

    El otro día estaba viendo un documental de unos científicos que investigan cosas raras, y habían descubierto que el dolor por amor es físico. Que duele tanto como una quemadura o al menos tocan la misma zona en el cerebro.
    Yo que me quemé, puedo decir que a mi me dolió mas la quemadura!!!!!!!!
    Pero, he vivido, vaya si he vivido y sigo!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Entonces vivamos y amemos!! Me encanta Coelho!

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  19. Oh Dios como me ha herido ese cupido, yo diria que de muerte!
    Asi que he vivido...
    Bueno el post.
    Besos saludos

    ResponderEliminar
  20. Verdaderamente verdadero, eso lo sabemos quienes hemos vivido, o quizás sigamos viviendo "peligrosamente", ja,ja. ITE VITA EST. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Vaya por dios, yo aplicando siempre el artículo dos. Y sin derecho al pataleo, que , a ciertas edades uno está más que advertido.

    ResponderEliminar
  22. Quien lo probó, lo sabe.

    Muy bonita entrada.

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado mucho la reflexión de Paulo Coello y además la comparto al cien por cien. Pero como siempre hay que arriesgarse, es mejor, al menos de vez en cuando, arriesgarse a una herida de Cupido que vivir sin riesgo, no crees?
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Que tengas buen fin de semana!!!

    me da una pena el pobre angelito ahi tiradooooo.

    Cariños

    ResponderEliminar
  25. Tomo nota de todo lo que dice don Pablo, pero... qué difícil es ¿verdad?. Gran texto.
    Mil besitos

    ResponderEliminar
  26. Las heridas que provienen de las batallas amorosas son muy difíciles de cicatrizar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Excelentes las conclusiones finales!!!

    Besos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  28. Vale Genín.
    No conocía la existencia de dicha Convención, pero dada su vigencia, te prometo que si hay una próxima vez, acataré sus decretos y los cumpliré a rajatabla.
    Una pregunta... ¿Cupido ha resucitado?... ejem... por la apariencia, se descarta una nueva oportunidad.
    Besos y Salud

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno, Genín. Una entrada para reflexionar. Pero al final lo que ocurre es que para defenderse del amor no hay armas, siempre sale uno derrotado.

    ResponderEliminar
  30. Maravilloso, qué sería de la vida sin amor?

    Un saludo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  31. Yo tambien he vivido ...

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  32. Yo empecé, como hago siempre, a contestar a todos los comentarios, pero he desistido porque en realidad el autor es el único que estaría capacitado para hacerlo.
    Además, pienso un poco como ustedes.
    ¡Feliz fin de semana!
    Salud

    ResponderEliminar
  33. Ay mi querido amigo....

    Es difícil el Amor cuando no es correspondido...

    Es difícil cuando después de muchos años de compartir se abre tu corazón a un nuevo Amor y no quieres dañar lo que ya no es...


    pero mi corazón me dice que el AMOR debe ser respetado en todas sus dimensiones, no puede ser ignorado, ni rechazado. Evitar el amor no es honrar la Vida, muy por el contrario.

    Dejarse inundar por el AMOR y obrar con mesura, si es posible y permitir que lo que ES, SEA es el único CAMINO CON CORAZÓN.

    Buscar la compañía de amigos, en cualquier caso, es lo mejor para pasar los momentos más difíciles.

    Te mando un fuerte abrazo!

    Lidia

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. ¿Alguien cumple estas recomendaciones?
    Yo desde luego voy siempre al frente ciego, porque si me lo tuviera que pensar, otro gallo cantaría.
    ¡Haz el amor y no la guerra!
    ;-)

    ResponderEliminar
  37. Me quedo con la consideración final: hemos vivido; y si hemos aprendido, a seguir viviendo!

    ResponderEliminar
  38. Excelente! Siempre es bueno decir "confieso que he vivido y que he honrado la vida" quien no tuvo un gran amor o no sufrió por amor algo se perdió en el camino. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  39. Si senor...!Que original no?
    Pero mira que haya alguien que pueda organizar, decretar, etc...yo pensaba que esto del amor y lo demas era pura locura, desorganizacion, malas noches, lloros, peligro, y nada de cura, eh? nada de curas!yo creia que era cronico y terminal!
    Pobre cupido!
    Buena entrada, interesante y divertida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  40. Umm que dolor mas doloroso.. me apunto a él.. cuantas veces sea necesario..

    dolor vital.. dolor de salud, dolor de amores..

    aunque sean a veces contrariados.

    besitos

    ResponderEliminar
  41. Muy bueno, no lo conocía. Y muy cierto, sobre todo la conclusión.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  42. Hecho a mi medida Genin, ahhhh no uso escoba soy moderna, uso aspiradora ja ja.

    Cariños

    ResponderEliminar
  43. Sr Genín, se nota que has vivido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Las Leyendas autoctonas son tristes, pero engalanan enjoyando la naturalena.

    Cariños

    ResponderEliminar
  45. Olá passo em seu blog para convidar você a visitar o meu que é dedicado a cultura. De segunda a sexta feira noticiário cultural aos sábados minha coluna poética ás 09 horas da manhã e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Magno Oliveira
    Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
    Telefone: 55 11 61903992
    E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

    ResponderEliminar
  46. Oye, pues sí, sería genial... jajaja


    Besos.

    ResponderEliminar
  47. ¡Ay Genin, en donde estaban esas disposiciones cuando fuí herida de amor!
    ¿Puedo copiarlo?, digo para los que lo necesiten, yo ¡ya pa´qué!
    Cariños: DK

    ResponderEliminar
  48. En el caso de robo de corazón, con premeditación y alevosía, está permitido según la Convención fusilamiento al amanecer.
    besos

    ResponderEliminar
  49. Es delicioso depender del otro , si lo deseas:)

    ResponderEliminar
  50. buenísmo, como la vida misma, yo he vivido y mucho, porque he llorado de dolor y de placer.

    besitos

    ResponderEliminar
  51. . Lo doy todo y claro, lo exijo todo...Que se le va a hacer si soy muy extremista... Bastante anárquico... Bastante progresista y Republicano... Agnóstico... Jubilata...
    JA!!!!!!!!!!!
    me gusta como te pintás y como sos.
    Tus comentarios son cómicos a veces sarcásticos.te imagino a mi manera JAAAA! te dejo jazmines poneles agua fresca a diario Y aveces una aspirina los hace durar mas jaaaaaaaaaaaaaaaa1
    Un beso

    ResponderEliminar
  52. Real Decreto, sí señor! Qué bello es vivir, más cuando se cura la herida, y vuelves de nuevo a sentir. Besos Genín. Eres un romántico empedernido, jajaja.

    ResponderEliminar