lunes, 23 de marzo de 2009

El engaño, el ejército (1)


A pesar de las convicciones que uno pueda tener, por muy firmes que estas sean, a veces la vida es tan dura, que por un sentimiento de conservación, de desesperación, viendo que el mundo se le viene a uno encima, sobre todo si eres un muchacho sin experiencia de la vida, engañas. Yo lo hice.

En aquellos tiempos, corrían los años mil novecientos cincuenta y pico, yo había estado en un colegio interno en los Pirineos estudiando Bachillerato, en aquellos tiempos, regia los destinos de España, el dictador, General Franco, era muy difícil encontrar trabajo, de este país, habían salido millones de personas, unos huyendo por ser los derrotados de la Guerra Civil y otros por hambre, o muy cerca de pasarla. Pero para un menor de edad, era simplemente imposible. España estaba en la mas absoluta de las miserias.

Si te querías independizar de tu casa solo tenias dos caminos: Meterte a cura, fraile, monja o militar, pero no era fácil porque tenias que, siendo menor de edad aportar el consentimiento de tus padres o tutor.Y no ser "hijo natural" de madre soltera, y ser afecto al Régimen.

En aquellos tiempos Francia estaba en guerra en Indochina,lo que después se conoció como Vietnam, luego les relevaron los americanos para terminar perdiendo esa guerra, como todos sabemos.

Como ya he contado anteriormente, estaba atravesando por unos tiempos de palizas mas que diarias que me propinaba mi prima que era a la vez mi tutora legal y que ya os conté en un post anterior, por lo que no me voy a repetir. Yo, había decidido que me tenia que escapar de mi casa como fuera, ya que no habia manera de que mis tios comprendieran mi verdadera situación en manos de una pobrecita enferma mental que me martirizaba constantemente.

Me escapé de casa varias veces, y otras tantas la policía me devolvió a las palizas de mi prima. En una ocasión, en una de mi mas logradas escapadas, logré llegar a la frontera con Francia, por entonces como dije, a quienes pillaran tratando de pasar a su territorio ilegalmente, sin importar edad ni nacionalidad, les ponían un uniforme y los mandaban para la Guerra de Indochina, yo estuve a punto de ir, lo estaba deseando.

Había logrado burlar a la policía española en el tren que había tomado en San Sebastián, ya estábamos en territorio francés y la policía española era relevada por la francesa, justo en ese momento un policía francés me descubrió, al mismo tiempo que lo hacia la Guardia Civil española, el caso es que estuvieron disputando la presa unos y otros, y por una razón que desconozco se quedaron conmigo los españoles.

Yo lloraba de rabia y les rogaba que me entregaran a los franceses, a lo que me respondían que debiera de estarles agradecido porque los franceses, si me detenían me iban a mandar a la Guerra de Indochina, y yo me desgañitaba diciéndoles que eso es lo que yo quería, ellos se reían sin salir de su asombro.

Traté de apuntarme en la Legión Extranjera con un documento falsificado de autorización de mi prima como tutora, pero el sargento que reclutaba en el ayuntamiento, no tragó y entre risas me decía que tenia que esperar a ser mayor de edad que volviera y que luego sin ningún problema me podían reclutar y mandar a África.

En estas ultimas ocasiones, mi prima no se enteraba, así que al menos me ahorraba las palizas. Afortunadamente, ante las veces que vió mi determinación por escapar de casa, y que la Guardia Civil me llevaba a casa agarrado por una oreja, no se porqué, en vez de arreciar en el castigo, fue al contrario, hablaba conmigo, me daba unas cuantas cachetadas pero ya no me golpeaba con el hierro de la cocina, ni me daba patadas cuando estaba caído en el suelo, ni trató de volver a clavarme el cuchillo de cortar la carne.

Finalmente lo conseguí, no tuve que falsificar nada, convencí a mi prima que iba a estudiar Ingeniero Aeronáutico en el Ejército del Aire, le presenté todos los documentos que tenia que firmar, era una forma común de consentimiento para entrar en el ejército, para menores de edad, y una para la escuela de Ingenieros Aeronáuticos, la verdad es que eso engañaba a cualquiera.

Así que yo eché a la basura la aplicación para la Escuela de Ingenieros porque tendría que esperar un año para entrar, e hice la solicitud de ingreso en la Banda de Cornetas y Tambores del Ejército del Aire!...jajajajaja Era en el único sitio que permitían entrar a menores, para corneta o tambor...jajajaja.

Yo, como ya sabéis tenia una pata chunga, operada, si me la veía el médico que me tenia que hacer el examen fisco, me devolvería para atrás, y aquí viene el segundo engaño, este de mucho mas mérito que el anterior con mi prima, tenia que ocultar mi pata, que no vieran mi tobillo operado y la pata derecha mucho mas delgada, comida por los años de uso de aparatos ortopédicos y escayolas, en aquel tiempo, que la izquierda.

Fui a ver como hacían el examen médico.

Me puse a ensayar en la habitación de mi casa, tal y como vi que lo hacían en realidad. El medico llamaba, "suba la pierna izquierda encima del taburete", yo la subía, la examinaban, "suba la derecha" y aquí viene el truco, yo daba media vuelta y volvia a subir mi pierna izquierda, la sana, al taburete...jajajaja

Lo ensayé una y otra vez, un montón de veces, hasta que me salió a la perfección. Y llegó el día del examen médico. El tío se tragó mi engaño! jajajaja Todo un señor medico militar engañado por un muchacho acojonado y que se jugaba el poder escapar de su casa para evitar mas palizas!!!

Por lo demás, estaba chupado, porque yo era un muchacho que ya media 1,80 y totalmente sano y fuerte, creo que mi apariencia fue lo que le engaño al pobre médico. Años después, para salir del ejercito, pasé reconocimiento con las dos piernas consiguiendo que me dieran de baja y me volví para Venezuela, pero esto es otra rica historia...jajajaja

Bueno claro, demás esta decir, que me admitieron e ingresé en la Banda de Cornetas y Tambores de la Base Aérea de León, en donde las temperaturas de bajo cero, me recibieron en pleno mes de Enero, los gusanos en la sopa, la bazofia de comida, habrían de aguzar mi ingenio para conseguir dinero primero y después las argucias que tuve que desarrollar para escapar de ese infierno en el que me acababa de meter yo solito y conseguir irme a estudiar a la Escuela de Enfermeros del Ejercito del Aire en Madrid...jajajajaja

Pero esto es otra parte de la historia de mi permanencia en el ejercito, que si a ustedes les interesa les cuento en próximos posts, porque esto va siendo muy largo ya ¿No les parece? jajajajaja

35 comentarios:

Nelly dijo...

Yo el cuento de tu prima no me lo sabía, pero bueno, no voy a ahondar en eso porque abusadores hay y habrá siempre... :(

Tu inGENIO, EuGENIO, viene dado de ese GENIO que tienes dentro de tí y del instinto de supervivencia definitivamente!!!

Mi beso para tí SIEMPRE!!!
No puedo creer que soy la PRIMERA!!! ;-)

Marce dijo...

Insisto con el libro. Si solo tuviera el tiempo, seria un exitazo. pero lo vamos a hacer. besos

TORO SALVAJE dijo...

Claro que quiero que la continues.

Me gusta mucho.

De verdad.

A tu prima si la pillo ahora mismo me la como con patatas. Será....

En serio Genín, a mí me gusta mucho aprender, y hace tiempo que descubrí que la mejor manera de hacerlo es escuchando la experiencias de los demás.

Adelante!!!

Saludos.

Antonio dijo...

Muy buena tu narración amigo y por supuesto que se merece todos los post posible de tu gran vida, son bien interesantes.

Un abrazo Genín.

Otto dijo...

Pero cómo no vamos a querer más! si tienes más cuentos que un libro de primer grado! jajajaja...

Sigue contando amigo mío, que no sabes lo que disfruto, lamento, imagino y aprendo cuando te leo...

Un abrazo!

Rossy dijo...

No se vale, nos dejaste con ganas de más, queremos seguir leyendo tus historias :)

Además, en esa foto estás guapisimo!

Besos, Genín!

Cookie dijo...

espero la segunda parte de las historia.

Pero mira que te las has ingeniado para darle pelea a la vida,eh??!!

Betty dijo...

lo de tu prima... no lo sabía... recuerdo el post en que hablabas de tu tía....
cuanto lamento que hayas tenido que pasar por todo eso y por supuesto que me gustaría que sigas contando tu vida o escribas el libro que te propone Marce.
que historia la tuya!!
un abrazo

Rigoberta dijo...

Genín!!!!! wow esto es casi tan chévere como las historias de los vampiros!!!! jajajajajajaja

Sigue contando porfa!!! escribes finísimo!!!

Y vamos a servirle al Toripondio a tu prima con patatas ;-)

Un besote!!!

Antonieta H. dijo...

Clarooooo que queremos que nos cuentes lo que sigue...me gusta mucho escucha esas historias :)

Besitos

Mariale divagando dijo...

A pesar de la calidad de la imagen, veo que siempre fuiste guapo :-)

A tu prima no la busco pa' entrarle a patadas como Toro, porque ya debe estar bastante vieja (si es que aún vive) y voy a quedar yo como la mala de la película. Dices que ya habías echado el cuento, pero yo no lo recuerdo.

Y claro que quiero que sigas contando!

Luna Azul dijo...

Por supuesto que sí, tienes que continuar Genín. Lo has narrado genial y tienes una vida que bien merece un libro. De tu prima nada digo.
Un besazo muy grande

Capochoblog dijo...

No sabía el cuento de tu prima... Toro, la quieres con verduritas? Joder, que cabrona! :S

Espero por la continuación :)

Besos.

Airblue dijo...

¿Cómo es posible deprimirse después de tener una vida tan rica como interesante?.... amigo, eres un libro que nos vas abriendo poco a poco. Tienes que tener el alma curtida, por no decir endurecida, y eso sería no tener sentimientos y por ahí no paso, porque Genio, los tienes a raudales.

No lo has pasado muy bien pero aquí estás, lleno de vida y con las ideas muy claras.

Ojalá algún dia pueda estrechar esa mano tan llena de experiencia.

Besos Genio.

Anónimo dijo...

Intento convencerme que el pasado fue y lo demás son especulaciones… pero siempre me queda la duda de que hubiese pasado de haber tomado otro camino. Estaría bien tener un espejo donde poder ver el futuro para poder evitar a los errores, pero por otra parte ¡vaya jaleo!, no disfrutaríamos del presente y si para colmo lo que ves es todavía peor? seguramente viviriamos atemorizados con la visión del futuro.Además es igual que ver una película repetida, ya no tiene gracia

¿Cómo pensabas con esa carita de niño que te iban a dejar ir al ejercito? A mí, tampoco me hubiesen dejado…. fíjate que a los 24 años me seguían pidiendo el DNI para entrar a la discoteca.
Hasta mañana, volveré a buscar la siguiente entrega. Besitos. Kreta

Genín dijo...

Nelly:
Si, lo que pasa es que no te acuerdas pero conté lo de mi prima no hace mucho en un post (A menos que esté equivocado, que todo puede ser)
Bueno, corazón, es que la vida no me lo puso fácil,y siempre me sucede lo mismo, incluso ahora, cuando todo marcha bien, siempre hay algo amargo que hay que superar.
Besos

Marce:
jajajaja Tu no dejas perder ninguna ocasión...jajaja
Terminarás viviendo en la ciudad...jajajaja
Besos

Toro:
Me alegro mucho de que te guste.
Mi pobre prima, estaba enferma, disfrutó poco de la vida, la pobre...
Salud

Antonio:
Gracias, me alegro de que te guste.
Eso me anima a continuar.
Salud

Otto:
Pana, es que uno ya tiene sus añitos...jajajaja Y tiene que haber cuentos, de lo contrario es que uno no movió el culo ...jajaja
Salud

Rossy:
jajajajaja Es que ya se hacia largo, pero ya sigo.
Es una foto muy antigua de carnet de mala calidad y luego escaneada, pero claro, la materia prima es de primera...jajajaja
Besos a los dos.

Cookie:
Ay mi amor, que remedio, todos lo hacemos para tratar de superar las cosas que nos vienen mal dadas!
Besos

Betty:
Pues hay un post en el que hablo de mi prima, pero ya estoy empezando a dudar, porque varias lo habeis dicho. No, estoy seguro que lo conté...Creo...jajajaja
Besos

Rigoberta:
jajajaja Me encanta que te guste!
No, pobrecita, estaba malita del coco la pobre y sufrió mucho en su vida.
Besos

Antonieta H:
No te preocupes que continuaré.
Besos

Marialita:
jajajaja Claro, que vas a decir tu, el amor es el amor...jajajaja
La foto es del 59, mala, de carnet del Ejército, y luego escaneada, pero como decía arriba, la materia prima era de calidad indiscutiblemente buena...jajajaja
Pues si que eché el cuento de mi pobre prima que por un desamor se volvió esquizofrenica y la pagaba conmigo.
Besos

Luna Azul:
Seguiré, no te preocupes. Haces bien porque mi prima fué enferma mental con una vida muy trágica, solo que yo estaba por medio, pero no le guardo ningún rencor, me da mucha lástima.
Besos

Capochoblog:
Al final voy a pensar, que estoy equivocado y no conté lo de mi prima, no puede ser que tanta gente digan lo mismo que tu. Ya estoy empezando a mosquearme y me voy a poner a buscar la entrada.
Besos

Airblue:
Claro, no dudes que nos conoceremos, a la primera ocasión.
Pues ya ves, la depre, no respeta nada, menos mal que no me puedo quejar porque a mi me ha llegado tarde, y encima, la estoy superando.
La vida es dura, pero no me quejo, también he sido muy feliz, y lo volveré a ser, ya verás...
Besos

Kreta:
Es que necesitaba que me dejaran entrar, tenia que escapar de los palizones que recibía día tras día, y mientras estuve interno en Lecaroz genial, pero al salir, empezó de nuevo la tortura.
Si, yo eso me lo he preguntado muchas veces...¿Que hubiera pasado si me hubieran enviado a Vietnam? Y tantas otras variantes, pero claro, cualquiera sabe...
Besos y salud

Mariale divagando dijo...

Ahhh tal vez lo contaste antes de que yo llegara a leerte...
Pero bueno, el punto es que se salvó de mis patadas :-P

Anónimo dijo...

Sí Genin, yo te he escuchado contar la historia de tu prima pero no me acuerdo si fue en el blog o en la azotea.
Este fin de semana me trajeron un queso de tu tierra....uhhhmmmm, nos acordamos mucho de ti y brindamos por tí con una auténtica sidra buenísima.Chin,Chin. Kreta

siempreconhistorias dijo...

Hola Genín, vengo a verte desde varios sitios y hoy por fin te escribo para decirte que sí me interesa tu historia, y que como dice Toro es una buena forma de aprender. Cuante, por favor.
Un saludo
Izaskun

Susymon dijo...

Què historia mi querido Genìn, mi padre contaba algo similar con una tìa, a palos limpios lo tenìa hasta que logrò venirse para Argentina a cargo de otra tìa, no creas que lo pasò mejor...en fìn.
Tienes que seguir contando, eso tambièn es una forma de catarsis, de sacar malos recuerdos e incorporar el cariño de quienes te queremos.
Un abazo enorrrme!!!

Abuela Ciber dijo...

Visitandote, deseandote que esta primavera venga cargada de hermosos sentires y colores.

Cariños

Stellita dijo...

Hola GEnin! ME encanto leer esta historia, por lo personal tuyo, por el marco historico de espana . Siempre he leido y aprendido sobre franco en libros. Que bueno que lo contas ahora desde tu historia personal. TOma otro color.
Besos.
Stella

Sylvie dijo...

ays qué risa me ha dado cuando he leído que te metiste en la banda de cornetas!!!!!!!!...y bueno...lo de poner la misma pata dos veces...ya ha sido de remate final!!
qué auténtico has sido siempre, Genín!!!...me encanta!!!

Gracias por compartir otro poquito de tu historia con nosotros. Y si...quiero saber más!!!!!

Besitos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Si, sí, debes continuarla. Tu vida da para un libro o cuando menos uan serie en televisión. Un abrazo

Genín dijo...

Marialita:
Menos mal que se libra de tu repateo ...jajajaja
Es que la pobre en sus días normales fue buena persona hasta que perdió la cabeza por amor.
Bueno, en vista de que hay bastante gente que no se acuerda o que a lo mejor no lo escribí, haré un aparte pequeño en lo próximo que escriba y lo cuento.
Besos

Kreta:
Yo es que juraria que ya lo conte, pero en fin, cuando escriba el próximo capitulo, lo contaré porque es interesante y relacionado con estos post del ejercito, porque si no llega a ser por ella yo no me hubiera metido ahí.
Besos

Izascun:
Bienvenida.
Definitivamente, seguiré contando.
Gracias por la visita y vuelve cuando quieras.
Besos

Susymon:
Hola preciosa.
Seguiré contando, no puedo dejar de hacerlo viendo que a ustedes les interesa, y además es que es parte de la historia mugrienta de aquellos tiempos en este País y no me habia dado cuenta que podria interesar.
Besos

Abuela:
Sabes que deseo lo mismo para ti, gracias.
Besos

Stellita:
Lo que dices es muy importante, me ha hecho recapacitar y desde ahora, intencionadamente voy a ampliar un poquito, no mucho para no cansar, tocando un poco la Historia y lo social de aquellos tenebrosos tiempos de dictadura.
En realidad me has dado ideas para otros post, gracias,corazón.
Besos

Sylvie:
jaajaja Ni yo mismo me lo hubiera creido, pero es que los palos dolían y eran diarios y había que salir de aquel infierno como fuera.
jajajaja Si, siempre estuve muy orgulloso de mi ocurrencia que posibilitó que pasara el examen fisico...jajajaja Mis amigos medicos, muchos años después se partian...jajaja
Besos

FERNANDO SANCHEZ:
Me alegro que te guste, Marce piensa como tu, y ella que es escritora quiere hacerlo en serio.
Salud

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

NOOOOOOOOOO!!! seguí contando!!!!
Qué ingeniosa habías salido...escapar de los coscorrones, amigarte con los guardias y engañar al doc...para conseguir lo que querías.

Ir a la Legión Extranjera hubiese sido demasiado duro, no?
Seguro que no vivías para hacerte un blog..
:)))
Viva!! viva!!!!

Besos!

Lidia M. Domes dijo...

Entre tu relato (excelente), los comentarios, las respuestas, las propuestas del libro...

Si, tendrías que hacer un libro... sigue escribiendo, luego Marce se arreglará!!!

Abrazos,

Lidia

Ego dijo...

Peor habría sido si te hubieses metido a cura.
Aunque... seguramente mucho más divertido!!!!!!!!!!!!
Un (b)eso

Genín dijo...

Feripula:
No creas en la Legión se comía muy bien, me lo dijeron varios amigos Legionarios...jajaja
¿Coscorrones?
¡Eso eran palizas reglamentarias!
Vale, seguiré contando.
Besos

Lidia:
¿Te gustó?
Pues es todo rigurosamente cierto.
Yo voy a seguir contando y Marce que se arregle, si...jajajaja
Besos

Ego:
Ni se me pasó por la cabeza!
Yo venia de estar interno en un colegio de curas, y no les tenia demasiada devoción...jajajaja
Luego cuando empecé a conocer a sus "sobrinas"...Pero ni siquiera así...jajajaja
Besos y salud

Gus dijo...

Esto está genial, vuelvo a leer más!

Marsu dijo...

Geniiiin, muero! N i diea de lo de la desgraciada y enferma mental de tu prima.. Que desgraciada esa mujer.. Morí de penita imaginándote en el suelo con tu patita chungada..
Y queriendo escapar y luego de una oreja pa la casa... Parece de peli.. Amigo, te quiero, un abrazo.
Y claro!, sigue contando.

misdi dijo...

Parece de película Genín, realmente has vivido intensamente, lo que si te puedo decir es que no hay mal que por bien no venga. Un abrazo,

Kim Basinguer dijo...

No me extraña que quisieras irte de casa, de joven parece todo tan fácil...

EUCHY dijo...

que buenas estas historias!!!!!!!!!! me encanta!!!! es como escuchar a mi nonno


cuentamos mucho más. tqm

Bowman dijo...

Siempre hay quien se queja de lo pesados que nos ponemos cuando contamos nuestra mili ja, ja, pero tu relato promete muchísimo, Genín.

Me quedo con el comentario de mi querida vecina/amiga Airblue... ¡qué vida tan interesante y rica! (porque incluso las malas exeriencias son parte de nuestro tesoro personal).

Por ahora no puedo evitar empatizar contigo, ja, ja, porque sé lo que es la instrucción de reclutas en enero (aunque la mía fue en Cáceres) y acabé en Sanidad Militar (pero del E.T.)

Deeeeeescansen... ¡Ar!
y un abrazo