jueves, 10 de septiembre de 2009

Gosito y Spot, un recuerdo para vosotros...

(

Este es Gosito cuando recién estaba aprendiendo a utilizar el carrito para moverse porque al pobre, sus patas no le sustentaban el cuerpo ya, pero como podéis ver estaba lleno de vida, su dueña, la mejor que un perro puede aspirar a tener, hacia lo imposible por mantenerlo vivo y con una calidad de vida buena, sin reparar en gastos de veterinarios, medicamentos y cualquier cosa que su "niño" como ella llama a sus perros, necesitara, y lo seguiría haciendo mientras hubiera esperanza de curarlo y no sufriera. Y aunque a Silvia, que es una mujer que vive de su empleo, y por tanto no le sobra el dinero, daba prioridad a sus animales por encima de cualquier otra cosa.

Yo estaba contento porque pensaba que todo marchaba bien, mi amiga Silvia, Guadianita, la dueña de Gosito y de cinco perros mas que ahora le quedan (¿Recordáis a Silvia, mi musa de la paella?) estaba de vacaciones en Agosto, durante todas sus vacaciones, respetando sus deseos de descanso yo no me comuniqué con ella desde fin de Julio hasta este Lunes, cuando por la noche recibí un correo con muy malas noticias, a Gosito se le había ramificado un cáncer en la nariz y había tenido que sacrificarlo esa misma mañana, ya podéis imaginaros la sorpresa y el disgusto que me llevé, cuando lo último que sabia del animal era lo que me había contado cuando me mandó este vídeo, el animal tenia ganas de vivir y luchaba valientemente para vencer varios males.

Su correo rezumaba mucha tristeza, yo sabia lo que ella amaba a este animal, a todos sus perros, yo también le quería mucho, aunque no era comparable con lo que ella sentía por su niño ni mucho menos claro, así que enseguida estaba yo contagiado de su tristeza y con pensamientos muy sombríos, sinceramente muy afectado mientras me puse a contestar su correo y luego a dedicarle unas letras en su blog.

Silvia le ha dedicado sus vacaciones a Gosito, medicandolo, mimándolo, lo mismo que hizo con Spot antes de verse obligada a sacrificarlo después de una operación, de la que creímos que saldría adelante, pero no lo logró, yo lo de Spot lo presencié, hice lo que pude por el, prácticamente nada, simplemente darle las medicinas unos días, en una ocasión que Silvia tenia que ir a trabajar fuera de la ciudad y tratar de lograr que el animal recién operado, comiera su alimentación especial que yo le daba con todo el cariño del mundo, y lo mimaba, como si así se podría curar, y no sabéis como me lo agradecía Spot con aquella mirada conmovedora.

Yo se que mucha gente no entiende el gran sufrimiento de una persona cuando se le muere una mascota, ni tampoco el que se gaste mucho dinero en tratar de salvarlos, sobre todo como en este caso que eres tu quien tiene que decidir sacrificarlo, yo afortunadamente nunca tuve que escoger, a mi se me murieron varios a lo largo de mi vida, pero no tuve el gran sufrimiento de tener que decidir sacrificar a uno y cuando. La verdad es que en mi caso, sobre todo algunos perros, me produjo un gran sufrimiento su muerte, no me avergüenza decir que con algunos lloré con desesperación mi dolor, como si alguien de la familia muy querido se fuera, por eso entiendo la tristeza y el estado de animo de Silvia.

En fin, querida amiga, ya no se puede hacer nada, tu hiciste y haces todo lo humanamente posible por tus perros, me consta, que yo se que para ti son mucho mas que animales, son tus niños a quienes amas entrañablemente. Al menos, en los dos casos, Spot y Gosito, pudiste despedirte de ellos, lo siento mucho querida Guadianita, quería hacer patentes aquí mis sentimientos dedicándoles este pequeño recuerdo a Gosito a Spot y a ti, claro...
Desde aquí te doy un fuerte abrazo y te mando toda mi energía positiva dandote muchos ánimos.

Si pinchais AQUI podréis leer el post que ha escrito Silvia en su blog, y dejarle unas palabras si os apetece hacerlo.

36 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si que entiendo el sufrimiento cuando se muere una mascota.
Como si fuera un familiar querido.
Lo mismo.

Saludos Genín.

Lidia M. Domes dijo...

Así son para nosotros, compañeros de Vida... y, como todo en el mundo, le llega su tiempo...

Debe ser muy duro tener que decidir su sacrificio...

Un abrazo!

Lidia

mariajesusparadela dijo...

También yo se lo que se siente.

América dijo...

Querido amigo.

Totalmente solidaria,una mascota se le quiere como un miembro de la familia,la sola idea de pensar que mi perro algún día tambien se ira creeme se me hace insoportable.

Un bello detalle para con tu amiga,de eso se trata,son estas cosas que nos sensibilizan también ,las que forman parte de nuestra vida.

Un beso,un abrazo y salud!

Paqui dijo...

Yo si entiendo el sufrimiento cuando se muere una mascota, de momento la mía sigue viva, no se por cuanto tiempo porque la pobre es viejecita. Tiene 13 años es una boxer está con nosotros desde que tenía 3 meses y ni el veterinario se explica como vive tanto tiempo porque este tipo de raza no dura tanto, será el cariño que recibe de todos nosotros.
Se que en cualquier momento se ira y nos dara mucha pena porque es un animal buenisimo que sólo le falta hablar.
Entiendo a la gente que no les guste las mascota, pero que no las tengan porque es un ser vivo y como tal, hay que cuidarlo.
Un abrazo a Silvia y otro para ti

Abuela Ciber dijo...

Es cierto se siente su partida, se recuerda su lealdad, forma parte de nuestros días y anécdotas.

Saludos

Otto dijo...

Una mascota es un miembro más de la familia y como tal se le trata y se le quiere. Y cuando muere, pues se le extraña y duele.

Normal estar triste. Todas las muertes nos dejan ese raro vacío...

Genín dijo...

Toro:
Estaba seguro de que lo entenderias a tope, conozco tu sensibilidad.
Salud

Lidia:
Si, eso es lo que me hace ver las cosas tan chungas, por lo que tuvo Silvia que pasar al tener que decidir, aunque claro, los acontecimientos, en gran parte, decidieran por ella, porque su sentido de responsabilidad y amor por el animal, se impuso, poniendo los intereses del perro por encima de lo que ella deseaba que era tenerlo con ella todo el tiempo posible.
Besos

mariajesusparaleda:
Lo se, no hace tanto que perdiste tu a tu chata, lo recuerdo, porque yo tenia entre mis boxer, la madre de todos, que se llamaba chata, incluso hace tiempo publiqué un post donde ella salia dandome un lenguetazo...jajajaja
Besos

America:
En esas cosas de posible perdida de un ser querido, lo mejor es no pensar, porque todos sabemos que llegará el día que va a suceder y que será muy dificil de superar, pero, la vida la hicieron así y no hay nada que hacer, mas que conformarse.
Besos

Paqui:
Cuanto me alegro que te esté durando tanto tu boxer, aunque algunos duran bastante, yo tuve 4 y dos se me murieron de infarto fulminante, es el gran enemigo de esta raza, por eso es conveniente tenerlos delgados y que hagan mucho ejercicio.
Gracias por tu solidaridad guapa.
Besos

Abuela:
Es cierto lo que dices, pero además a mi, siempre me han despertado sentimientos de familia muy cercana.
Salud

Genín dijo...

Otto:
Coño pana te me colaste mientras respondía a los comentarios, así que te contesto ahora sino se me olvida.
Es cierto, tienes toda la razón y una vez mas, coincidimos.
Salud

Betty dijo...

sólo alguien que ama a los animales puede entender lo que se siente.

tuve 2 perros que vivieron 11 años y los he tratado como seres humanos, he sufrido muchisimo la pérdida de ellos, por eso nunca más tuve uno...

un abrazo!

Anónimo dijo...

Para muchos son uno más de la familia. Me da mucha pena. Lo siento por Silvia pero también por tí, seguro que estás muy triste. Un beso.
Lisa
(no hay forma de publicar)

Gatadeangora dijo...

Yo tambien tuve una perrita yorkshire terrier que se murió de viejecita a los 13 años.
Me imagino la pena que tiene Silvia.

Besitos

Ego dijo...

Hola niño.
Pues... que sí, que ese tipo de sufrimiento lo comprendo...
Y también comprendo el sufrimiento de sentirse abandonado. O de sentir que alguien te ha fallado, o...
Vamos, que vuelvo y llevo las pilas cargadas.
Un bexo

Rossy dijo...

Que bonito tu post-homenaje!

Cariños a Silvia en estos tristes momentos.

Besos :(

fernando dijo...

Yo entiendo lo que se siente en casos así. Y no se puede criticar, pues los sentimientos son muy personales e intransferibles. Mi apoyo total a Silvia. Un abrazo.

Genín dijo...

Betty:
Ay si, que razón tienes, a mi me pasa un poco lo mismo, sufrí tanto con la muerte de mi ultima perra, tragicamente envenenada la pobre, que aunque tengo muchas ganas de tener un perro, me da mucho miedo.
Hace tres o cuatro años, no recuerdo bien, recogí a dos perros abandonados cuando yo vivía en otra finca, y a uno le pegaron un tiro de escopeta de caza por robar un bocadillo, y poco después el otro, lo atropelló un camión y lo hizo puré, con estas muertes no sufrí tanto porque no los tuve mucho tiempo, pero siempre se sufre y me quitaron las ganas de nuevo.
Besos

Lisa:
Pues si, para que te voy a engañar, estoy triste, tengo muchos recuerdos de sus perros, fue amor a primera vista, son unos perros todos muy nobles y muy majos, no es por nada, pero es cierto, y nos agarramos cariño enseguida, ya sabes como soy yo de sentimental y mas aun con los perros que con los humanos...jajaja.
Pero claro, no se puede comparar a lo que siente la pobre Silvia.
Besos

Gatita:
Pues fíjate teniendo que tomar la decisión de sacrificarlo, pues la pobre está mal, claro.
Besos

Ego:
Ya te veo que has vuelto y con las pilas totalmente a tope, eso me alegra mucho, niña.
Besos

Rossy:
Bueno, son esas cosas que le salen a uno de adentro, fíjate que yo pensaba hacer un post pidiéndole permiso a Silvia, cuando me dijera que el perro había salido de problemas y que aunque con las patas mal, funcionaba con su carrito y estaba sano de cualquier enfermedad, se lo iba a preguntar al terminar sus vacaciones pero no me dio tiempo, así que sobre la marcha escribí esto sin decirle nada a ella, que seguramente no sabe nada porque no habrá tenido tiempo de leerlo.
Besos

Fernando:
Me alegra mucho lo que dices, amigo, y estoy muy de acuerdo contigo.
Salud

Angélica dijo...

Ay! sí que es triste este post. Me dio pena ver al perrito en el carrito. Una vez vi algo así en una fotografía que guardé y que salió en un periódico. Yo te entiendo amigo. Las mascotas son como hijos para uno, y se sienten y lloran igual que un ser humano (y eso que los seres humanos te traicionan, en cambio las mascotas te son fieles, y te dan su amor incondicional). Pucha, es tan triste cuando hay que elegir. Varias veces he tenido que elegir por el sueño del animalito. Ay! cuanta pena me ha dado. Me has hecho recordar a mis propias mascotas fallecidas.

tia elsa dijo...

Querido Genín: como no comprender el dolor de alguien que se le enferma una mascota (sea cual fuere)siendo que uno los siente como un miembro más de la familia y además ellos sufren y entoncés mayor es la pena y el deseo de aliviarles el sufrimiento. Con su mirada te están diciendo que te agradecen que se dan cuenta que se los está ayudando. Irí a visitar a Silvia, aunque ya en ti tiene una gran contención. Saludos tía Elsa.

tia elsa dijo...

Genín:7 veces intenté comentar en el blog de Silvia y siempre me aparecen las letras, ciega no estoy las escribo y vuelta otra vez, intentaré en otro momento.

Kreiner dijo...

Entre los perros y los humanos hay vínculos muy fuertes desde hace miles de años.

Saludos.

Alleta dijo...

A mi se me han muerto dos mascotas (dos perros) y en las 2 ocasiones hemos sentido como que murio un miembro de la familia. Todos en casa no parabamos de llorar. Incluso ahora que estuvo mi hermano aqui, estuvimos hablando de nuestro ultimo perrito y el me decia que todavia a veces llegaba a casa de mama y se quedaba esperando que llegara gruby moviendo su colita y ha hecharse a un ladito de el para que le hicieran cariño.
Es demasiado triste. ='(

abuelo Andrés dijo...

Siento muchísimo que Gosito haya tenido que ser sacrificado por un padecimiento más en su cuerpo.Mejor ha sido así para evitar un sufrimiento contçinuo a dicho animal, se que se siente igual que si se tratara un familiar-
Un saludo.

Food and Drugs dijo...

Nos da la risa cuando lo vemos en otras personas (es así, no seamos cínicos), pero cuando es nuestra mascota la que palma lloramos como descosidos.
Yo tuve un perro de pequeño que vivió 14 años y que acabó igual que Gosito, devorado por un cancer.
Es triste, pero al primer impacto visual, un perro con ruedas...
Bueno, esa otra de las pegas que convierten al cancer en tan odioso. Su víctima se resiste a morir, aún siendo una lucha estéril, y en ella su dignidad sufre también enormes palos.
Saludos

Genín dijo...

Angelica:
En este vídeo es cuando le estaban enseñando a usar el carrito al principio, el animal en este momento tenia una dolencia que no le permitía sostenerse, luego, el pobre tuvo mas dolencias hasta que el cáncer obligó a sacrificarlo.
Si amiga, muy triste.
Besos

tia Elsa:
Si, Silvia describía muy bien el sentir del animal, pero ellos se dan cuenta de todo, son de lo mas agradecidos, además a Silvia la adoran, son unos animales muy nobles y buenos todos los que tiene.
Pues no se, amiga, que es lo que puede suceder para que no puedas dejar tu mensaje en el blog de ella, yo no tuve problemas y he visto varios comentarios mas, no se que pasará.
Besos

Kreiner:
Así es, por eso estas circunstancias de muerte de un animal y el sufrimiento que esto causa en su dueña es triste.
Salud

Alleta:
Te entiendo muy bien porque a mi se me han muerto varios y mis hijas lloraban como Magdalenas, yo incluso también, sobre todo con uno que es el que mas quise en mi vida, y es cierto que de vez en cuando se les recuerda como a cualquier miembro de la familia y lo comentamos.
Besos

Abuelo:
Así es, en realidad el que menos ha sufrido ha sido el, como pasa cuando muere alguien de la familia, los que quedan son los que mas sufren hasta que el tiempo, como todo, nos hace olvidar.
Salud

Food:
Las atas no tuvieron relación con el cancer, le estaban tratando para solucionar lo de las patas que no le sostenían, en el video lo estaban entrenando, pero después le apareció el cancer de nariz, ya se ramificó, iba a empezar a sufrir y fue cuando para evitarlo Silvia tuvo que sacrificarlo.
Salud

Abuela Ciber dijo...

ja ja me fui al otro post ja ja será la edad????

Te venia a desear tambien para ti amigo Genin, un buen fin de semana.

Cariños

Chela dijo...

¡Hola querido Genin!
Despues de una prolongada ausencia del ciber, vuelvo a retomar las visitas a los amigos.

A Rosa ya le deje un comentario en su blog, diciéndole que si vienes por aquí sin lugar a duda que estaré gustosa de invitarte y de enseñarte todo ésto. Ahora te lo digo a ti directamente.

La página de hoy da mucha tristeza.Se que las personas que aman a los animales y los tienen con ellos no los abandonan y hacen todo lo indecible por aliviarles sufrimiento. A mi hermana y sobrinas les había sucedido algo parecido con una perrita que se le astillaban los huesos (era viejecita)y le prodigaban mil cuidados y atenciones hasta que finalmente tuvieron que sacrificarla. ¡Pero no la olvidan nunca!.

Es estupendo contar entre los amigos, con personas tan sensibles como Silvia.

Un abrazo muy fuerte, amigo Genin.

Silvia dijo...

Querido Genin:

Muchas gracias por dedicarle este post a mis niños, y en especial a Gosito...
Yo había querdio poner en mi blog su foto pero no me ha dejado, pero esto es aún mejor, mirarlo en movimiento... mi niño...
He querido contestarte en mi blog pero no me deja... terra cada vez anda peor, pero bueno, ya a penas utilizo el blog, asi que me pongo menos veces nerviosa...
Gracias también a todos lo que me han animado directa(en mi blog) o indirectamente en el tuyo.
Los días van pasando y me voy haciendo a la idea aunque no por eso lo dejo de echar de menos... esta casa está demasiado silenciosa a pesar de tener 5 perros más (y uno de propina que busca casa) pero como sabes nadie sustituye a otro, son quereres complementarios.

Un fuerte abrazo y gracias de nuevo

Silvia

Genín dijo...

Abuela:
jajaja No creo que sea directamente por la edad, pero si es cierto que en la medida que maduramos, y sobre todo cuando llegamos a estas edades, nos hacemos mas despistados, aunque yo lo he sido siempre.
Muchas gracias y feliz finde para todos.
Salud

Chela:
Hola Chela, si, la verdad es que echaba de menos tus visitas.
Muchísimas gracias por tu invitación. seguro que si alguna vez tengo la suerte de acercarme por el norte te lo haré saber, ugual que si tu te acercas al sur, porque seria un placer estar contigo y con Rosa tomando una cervecita y charlando.
No es fácil, por la distancia, pero no imposible, ya ha ocurrido otras veces, y ya sabes que la vida da muchas vueltas.
Si, la entrada sobre Gosito y Spot, es triste, pero tengo la experiencia que al menos para mi, resulta muy beneficioso hablar sobre estas cosas, pareciera que se van atenuando los sentimientos tristes para pasar a ser vistos con mas serenidad y paz.
Besos y salud

Antonieta H. dijo...

:( Es horrible perder una mascota, leyendo tus lineas me hiciste acordar del mio y me puse a llorar, no debe darte vergüenza por llorar por un perrito, mi papá que yo nunca lo había visto llorar cuando estábamos enterrando al nuestro lloraba como que fuera un familiar...Duele y mucho :( por lo menos tu amiga hizo todo lo que estuvo a su alcance para tratar de salvarlo.

Un abrazo

Genín dijo...

Silvia:
Hola corazón!
Mientras yo contestaba a dos comentarios que se me habian escapado, al publicar, escribiste tu al mismo tiempo, después te contesté a ti sola y se fue la conexión y se borró todo, así que vuelvo a contestarte.
Si, cuando me mandaste, creo que en Junio, ese vídeo, que me alegró tanto, pensé en hacer un post para que se viera a Gosito en su entrenamiento con el carrito y por si a alguien le sugería algo para un problema similar, pero como tu me decías que ibas a actualizar el blog con algo sobre Gosito, no lo hice para que tu tuvieras prioridad con el vídeo, hasta que me diste la noticia de su muerte el Lunes , y entonces ya no pensé, me salió como una necesidad el post para desahogarme, así que en realidad es algo por mi parte bastante egoísta, porque me sentí muy triste y ya hace tiempo que veo que me puedo desahogar no solo cantando, sinó también escribiendo.
Si, claro, tienes razón, cada querer tiene su nombre, pero es mejor no estar sola y tener tanta gente como tu tienes que te muestra su cariño y solidaridad, que te arropa además de los 5 niños que te adoran , debe ser por algo, y yo creo que es porque te lo mereces.
¡Mucho animo amiga!
Besos, un fuerte abrazo y salud!

Antonieta H:

No se si será por la edad, pero antes, de mas joven, era muy difícil que yo llorara, sin embargo, recuerdo que a la muerte de mas de un perro mi dolor era tan grande que a pesar de mis esfuerzos para no llorar, era peor, porque el estallido en llanto era terrible, no podía contener lo sollozos, sobre todo me sucedió con la muerte del perro que mas he amado, mi inolvidable Docky, por ahí hay un post sobre el, y también lo pasé fatal pero no lloré, con la muerte de mi ultima perra, "Lola" mi querida mastina, que murió envenenada. Desde entonces, aparte de 2 perros que he tenido recogidos y que murieron trágicamente, no he querido tener mas perros, pero cada día estoy tentado, y es que uno se hace viejo, por un lado quieres evitar el sufrimiento que te podria causar su muerte, no teniéndolos, y por otro, echas de menos a los peludos...
Besos y salud

Natacha dijo...

Se les quiere mucho. Y cuesta despedirse de ellos más que de algunas personas...
Gracias por compartir, Genín.
Un beso, corazón
Natacha.

Susymon dijo...

Qué gran pena, es tan doloroso perder una mascota que ha pasado años compartiendo con nosotros, lamento muchísimo el mal momento que está pasando Silvia,un abrazo enorme para ella...no he podido dejar comentario en su blog.Muchos cariños pa´Tí también!!!

Genín dijo...

Natacha:
Por no decir que a algunas personas las despedimos con gusto, es lamentable pero es así.
Besos

Susymon:
Muchas gracias Susy.
Es así, tal cual lo dices.
Silvia se va reponiendo aunque echa mucho de menos a si perro perdido, pero ya se siente mejor, según me acaba de decir.
Besos y salud

Moïra dijo...

hoola Genín!!!! Me conecto poco y por eso casi no te escribo, pero te leo, quiero que lo sepas!!! Te mando un besito mu fuerte y a ver si siento tus vibraciones cuando esté por Jerez.

PIZARR dijo...

Genin, no sabes cuanto he sentido lo de Gosito, porque me he imaginado de inmediato el dolor de Silvia.

Aunque jamás haya tenido perros en casa, mi ex los tuvo siempre (antes de estar conmigo) y se lo que se siente.

En fin que enlazando con tu siguiente entrada, es ley de vida amigo, ahora voy para allá... jajajaj

Un abrazo

Luna Azul dijo...

Te confesaré que nunca he sido mucho de animales y nunca he tenido una mascota pero entendí todo esto y llegué a sentirlo con un perro de unos familiares muy cercanos.
Convivimos muchísimo con él y cada vez que los dueños se ausentaban el perro quedaba a nuestro cuidado.
En uno de esos viajes el perro se nos murió y ni te cuento lo que fue.
Hasta entonces no comprendía el cariño que se puede llegar a tener.
Un abrazo Genín