viernes, 11 de mayo de 2007

La fe en la victoria, derrota a la prepotencia...


Nunca he sido futbolero, al menos asiduo, suelo ver partidos internacionales, sobre todo donde interviene la Selección Nacional, o partidos con alguna connotación especial, como el de ayer, Getafe-Barcelona, de la Copa del Rey.


El Barsa venia de ganar al Geta en su campo por 5-2, ya se daba no solo por clasificado, si no ganador indiscutible de la Copa del Rey. Pero, el Geta, no estaba de acuerdo y salió a demostrar que si era posible remontar aquel resultado adverso. No voy a entrar aquí a describir la calidad del fútbol de uno y otro equipo, el resultado es tan sobrado que lo dice todo...


A mi lo que me interesa es la gesta, cómo un humilde, pero con fe ciega en la victoria, derrota a otro, que prepotente, fue a "gastar" 90 minutos en el campo, y cuanto antes regresar a Barcelona con una victoria, con la que hacia días ya contaba, sin discusión lo mismo lo hacían todos los medios de comunicación, que conste.


Getafe 4 Barcelona 0 . Y de ganador el Barsa, pasa a estar eliminado de la copa del Rey. La final se jugará entre el Sevilla y el Getafe, en el estadio "Santiago Bernabeu" de Madrid. Que gane el mejor.


Moraleja: Nunca, jamás, hay que tirar la toalla en ningún combate de la vida. Sea contra la adversidad que sea, un cancer, un desamor, la pobreza, una enfermedad terminal...O un simple partido de fútbol, hay que luchar con fe en la victoria final.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente amigo Genin, de tirar la toalla nada de nada....eso jamás............A MI ME LO VAS A DECIR.......o a mi ama en estos momentos.......PAR DE LUCHADORAS QUE SOMOS......JAJAJAJ

Bueno amigo....que vaya cambio le has dado al blog, cuando he entrado creia que me había equivocado. No te apures que seguro que consigues meter los enlaces.......

UN BESO GRANDE.....que me voy a ver a ama......

PIZARR

Genín dijo...

Hola corazón !!! No sabes la alegría que me da verte por aquí, con ese coraje, como dice Calle, Luchando como jabatas las dos, tu madre y tu.

Y encima, hasta tienes humor para los comentarios, no sabes cuanto me alegro. Un beso muy grande y piensa que siempre te acompaño desde mi corazón. Tu viejo amigo, Genín.