martes, 16 de octubre de 2007

Pensamiento de George Carlin.


Ha caido en mis manos este escrito, no me esperaba yo que este cómico de los setenta y ochenta, pudiera escribir algo tan bueno y me ha gustado tanto que lo he traducido del inglés lo mejor que he podido, para compartirlo con ustedes. Espero les guste y que no esté demasiado mal traducido...jejejeje.


" La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos pero temperamentos bajos. Amplias autopistas, pero puntos de vista estrechos. Gastamos más, pero tenemos menos. Compramos más, pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más pequeñas, más conveniencias, pero menos tiempo.


Tenemos más estudios pero menos sentido. Más conocimiento, pero menos crítica, más expertos, por lo tanto más problemas, más medicamentos, pero menos salud. Tomamos mucho, fumamos mucho, somos imprudentes, nos reímos poco, manejamos muy rápido, nos enojamos mucho, nos levantamos muy tarde, nos levantamos muy cansados, leemos poco, vemos mucha televisión y rezamos rara vez.


Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero reducido nuestros valores. Hablamos mucho, amamos rara vez y odiamos más seguido. Hemos aprendido como ir viviendo, pero no ha vivir. Hemos agregado años a nuestra vida, pero no vida a los años. Hemos ido hasta la luna y de regreso, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer al vecino.


Hemos conquistado el espacio exterior, pero no así nuestro espacio interno. Hemos hecho cosas tan grandes, pero no cosas mejores. Hemos limpiado el aire, pero contaminado nuestras almas. Hemos conquistado el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero cumplimos menos. Aprendimos a tener prisa pero no a esperar.


Hemos construido más computadoras que almacenan más información para producir más copias, pero nos comunicamos cada vez menos. Estos son los tiempos de la comida rápida y la digestión lenta, grandes hombres de pequeño carácter, excesivas ganancias y mínimas relaciones. Son los días de dos sueldos pero más divorcios, casas lujosas con familias disfuncionales.


Son los días de los viajes rápidos, pañales y hasta moral desechable, relaciones de una noche, cuerpos obesos y pastillas que lo hacen todo, desde aliviar, alegrar, tranquilizar y matar. Es una época donde hay tanto en el aparador y poco en el almacén. Un tiempo donde la tecnología puede llevar esta carta y donde tú puedes decidir si quieres compartirla o simplemente borrarla.


Recuerda, utiliza más tiempo con los seres que quieres, porque no estarán junto a ti por siempre. Recuerda, decir algo amable a quien te mira desde abajo, porque pronto crecerán y dejarán de estar a tu lado. Recuerda darle un abrazo a quien está a tu lado, porque será el único tesoro que puedas darle desde el corazón y no cuesta un centavo. Recuerda decir “te amo” a tu pareja y a las personas que quieres, pero sobre todo dilo en serio.


Un beso y un abrazo pueden aliviar el dolor cuando vienen desde adentro. Recuerda sujetar las manos y comparte los momentos, porque algún día esa persona no estará aquí. Dale tiempo al amor, date tiempo para hablar. Y date tiempo para compartir tus pensamientos. Y siempre recuerda: la vida no se mide por la cantidad de veces que respiramos, sino por las veces que nos quedamos sin aliento."

10 comentarios:

Leo dijo...

Muy interesante. Pero el empiezo es algo negativo. Porque aunque tenemos mejor la vida, le sacamos menos el jugo a vivir.

Yo recuerdo, que antes, con cualquier cosa,los niños jugaban las tardes enteras.

Con una cuerda, o una piedra un una tiza, con algunos cromos, algunas chapas espachurradas, se pasaban las tardes enteras sin parar de jugar.

Que poco importaba si habia luz o no, porque habia una vela o un quinque. Ahora si no hay luz, el mundo se paraliza.Y los niños no saben ya jugar.

¿Tenemos que estar contentos o no?

Chao Leo

abuelonet..com dijo...

Despues de quince dias ausente por enfermedad de mi ordenador, ya me tienes nuevamente parlando con mis buenos amigos de los que echaba de menos en mi blogs, pero en fin ha pasado lo malo y aquí me tienes a tu disposición.
Un fuerte abrazo de abuelo Andrés

Gatadangora dijo...

Un escrito precioso,y dice verdades como puños.
Besos

ELY dijo...

Examinando atentamente todo lo que hemos sumado a nuestra forma de vida y restando todo lo que hemos perdido y sacrificado en aras del progreso, el resultado NO ES POSITIVO... por lo menos para mi.

Aunque siempre me dijeron en la escuela que no se podìan sumar peras con manzanas y restarles sandias... yo siempre pensaba que al final de cuentas todas eran frutas y el resultado serìa el tener o no tener un bocado grato que disfrutar.

El progreso material ha ido en ascenso, pero a costa de difuminar el progreso espiritual, lo cual nos dà la figura de un ser cojo, con una parte super desarrollada arrastrando la otra pequeña y oprimida.

Quizà pienso en lo anterior con un poco de lastima por las nuevas generaciones, que se enfrentan al reto de equilibrarse.

!Bien venido el progreso, si este me permite disfrutar una hermosa puesta de sol, si me deja paladear un cafè junto a la charla amena de un buen amigo,si puedo estar a la cabecera de un ser amado prestàndole mi ayuda y si en el momento en que tenga que partir encuentro una mano que sostenga mis miedos!

Besos Ely

Alichín dijo...

Genín: Estupendas reflexiones. Ya las conocía y me parece magnífico que las hayas traido para compartir. Además, la traducción es impecable (nada de aquello de "tradutore traditore" ¡No señor¡). Estoy de acuerdo absolutamente con todo y me parece magnífico eso de "quedarse sin aliento". Para ser consecuente, un fuerte y cálido abrazo, amigo. Te quiero de veras. ¡Muack!!

[Pasa por mi casita cuando puedas]

Alichín dijo...

Excelente también la reflexión de Ely. Felicitaciones. Un fuerte abrazo para ella.

Angie Sandino dijo...

Me pareció genial, y no conocía a George Carlin, sin duda un sincero y directo pensador...

Besos hasta la madre patría!

Waiting for Godot dijo...

Ya lo había leído y me encantó. Besos.

Liz_contreras dijo...

Buen pensamiento, la sociedad posmoderna y sus ideales individualistas y a veces mezquinos se apoderan de nuestras mentes, almas y cuerpos, no dejemos de oir a aquellos, que como loco en el desierto, lanza un grito desesperado a favor de la humanidad.
Amemos, perdonemos y volvamos a amar como un niño.
Saludos cordiales a todos los hermanos latinoamericanos

Angélica dijo...

Que lindo. Me gustó esto. Yo creo Genincito que hago mucho de lo que dice el escrito. Yo disfruto en familia con mis hermanos, con mis tías, con la gente que me rodea y que amo, y creo que los disfruto mucho. Me siento una mujer que está en este mundo para disfrutar de todo lo que la vida me da, y me da mucho amigo porque ya sabes que Diosito nunca me deja sola.

Me gustó el escrito del arbolito también, el de la carretera. Yo también he despotricado cuando veo que talan árboles, robándonos el oxígeno. La gente es muy tonta, y por suerte habemos muchos que somos más astutos y que tenemos nuestras cabecitas para pensar.

Beso.